Lección #5 2016

Ruinas
Ruinas

UNIDAD II
CIMENTANDO LOS VALORES BÍBLICOS

Lección #5

COMPRENDIENDO LA TAREA DE MIS PADRES

INTRODUCCIÓN

Desde la creación del hombre, el propósito de Dios ha sido la bendición y el bienestar pleno de sus hijos, a través de la constitución de la familia (padres e hijos). ¿De qué servirá al que edifica la casa, si no tiene familia quien la habite después de él? Napoleón con todo su cuidado en este punto, no pudo crear una dinastía. Miles de personas ricas darían la mitad de sus haciendas si pudieran oír el llanto de un niño recién nacido en su familia.
Los hijos son la heredad que Dios mismo da, pues de otro modo, si un hombre muere sin hijos, su casa queda por edificar. (Salmos 127:3-5). Un guerrero se alegra de que sus saetas puedan volar a donde él no puede ir. Los hijos buenos son las saetas que se dirigen al blanco que apuntan sus padres. ¡Qué maravillas puede realizar un buen hombre, si tiene hijos afectuosos que secundan los deseos del padre y que se prestan a sus designios! Con la aplicación de algunos principios claves a la luz de la Palabra de Dios tú podrás comprender la tarea de tus padres en tu vida y así gozar de confianza al ponerte en sus manos para recibir educación.

Objetivo:

Que el alumno comprenda que sus padres tienen una misión eterna en sus vidas y por lo tanto los valoren.

Verdad Central:

El hogar es un terreno donde las semillas sembradas en la niñez germinan y dan fruto en la juventud.

Base Bíblica:

” Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;  y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”.   Deuteronomio 6:6-9.

Para Memorizar:
“Instruye al niño en su carrera: aun cuando fuere viejo no se apartará de ella”. Proverbios 22:6. 

 

LA TAREA DE MIS PADRES
Prepararme para una Adultez Responsable

Introducción
Dios se revela a sí mismo como un padre, por consiguiente, los padres deben reflejar la naturaleza de Dios en el trato con los hijos. En el corazón del padre se unen: la dulzura, el amor, la comprensión, la misericordia y la provisión. El amor más puro, debe ser el amor de los padres

Preparar mi vida para una adultez responsable, Proverbios 22:6.
El Dios Todopoderoso les ha confiado la tarea de preparar tu vida para una adultez responsable, su misión adquiere una importancia eterna. Sin embargo, al mismo tiempo es una tarea difícil para ellos, que tienen que volcar sus vidas en aquellos a quienes tanto aman. Para ellos no importa lo difícil que llegues a ser; no importa lo indiferente que llegues a ser; no importa qué rumbo puede tomar tu camino en el futuro; se dedican al privilegio y la responsabilidad de ser tus padres escrupulosos, cariñosos, involucrados y comunicativos. (Proverbios 4:1).
Nuestros padres desean que lleguemos a ser adultos responsables, satisfechos, amorosos y felices; intentan darnos la mejor formación. (Proverbios 4:2). Ellos luchan por ser los padres cuyos hijos e hijas adquieran fama de ser hombres y mujeres de integridad: honestos, éticos y trabajadores. (Proverbios 4:3-6).
Ellos quieren que tú sepas resistir la presión de las drogas, alcohol, inmoralidad y conductas peligrosas malsanas de tus compañeros; que desarrolles amistades sanas, que te ganes el respeto y la admiración de tus compañeros por tu actitud. (Proverbios 4:14-19). Ellos quieren que tú aprendas a admitir tus errores, que perdones, que seas paciente, que disfrutes de un sentido de autoestima y de confianza. Ellos quieren que tú conozcas el verdadero sentido de la vida, la realidad de las cosas y la falsedad de la fantasía. Ellos quieren que tu eternidad la vivas en el cielo con Dios y no en un lago de fuego atormentado; es por eso que su misión es de suma importancia, porque ellos tienen la misión de prepararte para esa eternidad que vas a vivir. Sin embargo, la decisión es tuya; ellos trabajan en ti, pero finalmente eres tú quien decides donde pasarás la eternidad. No obstante, durante las etapas primeras de tu vida ellos trabajan arduamente para prepararte para el momento en que tomarás tus propias decisiones. (Proverbios 4:20-22).

 

  1. Asumir responsabilidades Deuteronomio 6:6-9
    Nuestros padres llegaron al matrimonio con la ilusión de construir el mejor hogar del mundo, y para ello tienen que trabajar primeramente en los cimientos. Dios los bendijo cuando contrajeron matrimonio y ambos recibieron el mismo grado de responsabilidad.
    Nuestros padres no se casaron sabiendo ser padres, de hecho, ningún padre al casarse sabe lo que es ser padre. Eso no se aprende en una escuela, eso se aprende a través del camino paterno, se aprende a ser padre a través de la experiencia que se va teniendo, probando y errando. Alguien dijo que por lo general “no se llega a ser padre ¡hasta que los hijos son a la vez padres!” Criar hijos nunca ha sido fácil, y hoy en día los desafíos de la paternidad son mayores que nunca. Vivimos en un mundo que muchas veces representa una amenaza para el matrimonio, la familia y los hijos. Vivimos en una cultura que rechaza la verdad de la Biblia, que se burla de la moralidad bíblica, glorifica al sexo y la violencia, y festeja las borracheras y las groserías como si
    fueran una gracia. Nuestros padres se encuentran ante la tarea de educarnos en medio de una cultura en crisis. Ser padres es una labor de las más críticamente necesarias en la vida. Por eso nuestros padres van a utilizar todos los recursos necesarios para protegernos de las influencias amenazadoras. Educar correctamente requiere lo mejor de ellos, de sus recursos financieros, de su tiempo y de sus esfuerzos. Sin embargo, para nosotros los hijos que nunca hemos pasado por la experiencia de ser padres, esta labor parece muy simple. Siempre nos estamos quejando de nuestros padres, les marcamos los errores, los juzgamos, los criticamos, en fin, sin darnos cuenta que ellos en realidad están procurando realizar la mejor tarea del mundo; el asunto es mucho más difícil de lo que parece. ¡Ser padres es algo costoso y complejo!

 

“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la
edifican…”

Compartelo si te gusta y crees que edificas a otros

"Manatial de luz, un arcoiris de esperanza "