LECCIÓN #34

EL   APOCALIPSIS,

INTRODUCCIÓN

 VERSÍCULO PARA MEMORIZAR

“El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente, vengo en breve. Amén, sea así. Ven, Señor Jesús”. Apocalipsis 22:20.

OBJETIVO

Estudiar con prudencia un libro singular que contiene visiones proféticas del futuro. Un libro que mira adelante a la consumación de todas las cosas y al triunfo final de Dios y del Cordero.

VERDAD CENTRAL

Hasta una lectura de corrido del Apocalipsis debería constituir una seria advertencia a los pecadores para que se arrepientan; y un aliciente al pueblo de Dios para perseverar.

  • AUTOR. Juan.
  • TEMA. Conflicto y consumación.
  • FECHA. 90-96 d.C.

TRASFONDO

     Juan recibió estas visiones, y el libro se escribió a la refulgente luz de los mártires que ardían como antorchas. La iglesia tenía unos sesenta y seis años de edad. Había crecido enormemente. Había padecido, y aún sufría persecuciones terribles.

Entre el 64 y el 67 D.C,  Nerón instigó la primera persecución imperial de los cristianos, treinta años antes de que se escribiera este libro. En aquella persecución se crucificaron a muchos creyentes, o se echaron a las bestias salvajes, o los envolvieron en materiales de fácil combustión para quemarlos vivos, mientras Nerón se reía de los chillidos lastimeros de hombres y mujeres que ardían. Es probable que Pedro y Pablo sufrieran el martirio durante dicha persecución de Nerón.

La segunda persecución imperial ocurrió bajo el emperador Domiciano (95 d.C.). Fue breve, pero severa en extremo. Se torturó y ejecutó a más de 40.000 cristianos.

Fue durante este período de persecución cuando Juan estuvo desterrado en la isla de Patmos  (1:9).

La tercera persecución imperial, la de Trajano, comenzaría pronto (98 d.C.) Juan había sobrevivido a los dos primeros intentos por parte de Roma de borrar la fe cristiana de la faz de la tierra, y ahora estaba a punto de afrontar el tercero. Aquellos eran días oscuros para la iglesia, pero vendrían tiempos todavía más oscuros.

La persecución desde el exterior no era el único problema. La misma iglesia estaba comenzando a mostrar signos de corrupción y apostasía en su seno. (2:4-20;    3:15-16).

Evidentemente Dios mostró estas visiones con el fin de preparar y afirmar a la iglesia para los terribles días que tenía por delante, y de consolarla con la certeza de que Él se halla tanto al principio como al final de la historia (2:10;   3:10-11).

Creemos que este libro es tan importante para la iglesia de hoy en día como lo fue para aquellas iglesias de los tiempos de Juan: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios”.

PROPÓSITO

     Aunque se trata de un libro que, a veces, contiene imágenes extrañas y muchas cosas que no entendemos del todo, también tiene muchas otras que sí entendemos. Engastadas en sus imágenes se encuentran algunas de las advertencias más beneficiosas y de las promesas más valiosas de todas las Escrituras (3:5;   7:14-17).

Es muy posible que el mismo Juan no entendiera algunas de las cosas que vio y escribió. Era un enorme reto describir visiones de acontecimientos futuros; acontecimientos que debieron aterrorizarle y también dejar su alma embelesada. Indudablemente, a través de algunas visiones, Dios quería decir cosas que sólo se comprenderían a medida que se desarrollase la historia. Alternando la verdad más sencilla con el simbolismo místico, Apocalipsis es un libro de puro optimismo para el pueblo de Dios, y nos asegura una y otra vez que, venga lo que venga, estamos bajo la protección de Dios y tenemos una vida de bendición eterna por delante (2:10;   17:14).

También este es un libro sobre “la ira de Dios”, en el cual las escenas que se alternan entre el cielo y la tierra contrastan el gozo de los redimidos con la agonía de los perdidos. ¡Y de qué manera se nos tiene que recordar esto en esta generación impía y negligente! (6:15-17;   14:9-11).

El libro de Apocalipsis no debe ser descuidado; tampoco debe ser exaltado demasiado por encima de los demás libros de la Biblia. Pero sin duda alguna se merece una parte razonable del estudio y la devoción del cristiano, lo cual le será de gran provecho (22:16-19).

Si insistimos en comprender y explicar cada detalle, podríamos perder de vista el poderoso mensaje del libro en su conjunto: Dios controla la historia y Jesús ha logrado la victoria que un día se manifestará mediante un cielo nuevo y una tierra nueva, en donde el pueblo vivirá con su Dios. (2P. 3:13;   Ap. 21:1)

 

VISIÓN PANORÁMICA

Después del prólogo (1:1-8), hay tres secciones principales en el libro.

I.         En la primera sección (1:9-3:22), Juan tiene una pasmosa visión del Cristo exaltado en medio de los candeleros (iglesias) que comisiona a Juan para que escriba cartas a las siete iglesias en Asia Menor (1:11-19).Cada carta (2:1 – 3:22) incluye una descripción simbólica del Señor exaltado de la visión inicial, una evaluación de la iglesia, palabras de encomio o censura o ambas, palabras de advertencias a cinco iglesias, una exhortación a oír y arrepentirse y una promesa para todos los vencedores.

II.         La segunda sección principal del libro (4:1 – 11:19) contiene visiones de lo que hay en el cielo y en la tierra respecto al Cordero y su función en la culminación de la historia. Comienza con una visión del tribunal majestuoso celestial donde Dios se sienta entronizado en santidad y luz inaccesible (cap. 4). El cap. 5 se centra en un libro sellado en la mano derecha de Dios y del Cordero, quien es el único digno de abrir los sellos y revelar su contenido. La apertura de los primeros seis sellos (cap. 6) continúa la visión que comenzó en los caps. 4 y 5, salvo que ahora la escena se realiza sobre la tierra.

Los primeros cinco sellos descubren los juicios de Dios en los últimos días que conducen al fin. El sexto sello anuncia la ira venidera de Dios. El primer intervalo del libro ocurre en el cap. 7, y describe cómo los 144,000 son sellados al comienzo de la gran tribulación (7:1-8) y la recompensa de los santos en el cielo después de la gran tribulación (7:9- 17). Los caps. 8 y 9 revelan la apertura del séptimo sello, que descubre otra serie de juicios, es decir, las siete trompetas. El segundo intervalo está entre la sexta y la séptima trompeta, que incluye a Juan y un librito (10:1-11), y dos poderosos testigos proféticos en la gran ciudad (11:1-14).

Por último, la séptima trompeta (11:15-19) sirve como una vista previa de la consumación (11:15) y un preludio de las escenas finales del misterio revelado de Dios (caps. 12-22).

III.         La tercera sección principal (12:1 – 22:5) presenta una descripción detallada del gran conflicto del tiempo del fin entre Dios y su adversario, Satanás. Los caps. 12 y 13 revelan que los santos de la tierra enfrentarán una conspiración y una tríada de maldad terribles, que consta:

1)   Del dragón (cap. 12),

2)   De la bestia del mar (13:1-10) y

3)   De la bestia de la tierra (13:11-18). Los caps. 14 y 15 contienen visiones para asegurarles a los santos de la tribulación que prevalecerá la justicia, ya que Dios está por derramar su ira final sobre la civilización del anticristo. Una completa revelación de la ira de Dios ocurre entonces en la serie de los siete juicios de las copas (cap. 16), el juicio de la gran ramera (cap. 17) y la caída de la gran Babilonia (cap. 18). Entonces irrumpe un gran gozo en el cielo, y se anuncia la cena de las bodas del Cordero y su esposa (19:1-10).

No obstante, el fin no ocurre todavía. Juan ve entonces el cielo abierto y a Cristo montado en un caballo blanco como el Rey de reyes y Señor de señores para derrotar a la bestia y a todos sus aliados (19:11-21).

La derrota final de Satanás está precedida por su encadenamiento por mil años (20:1-6), durante los cuales Cristo reina con los santos (20:4) y después de los cuales se suelta a Satanás por un poco de tiempo (20:7-9) y luego se le arroja al lago de fuego para siempre (20:10).

La profecía apocalíptica concluye con la escena del juicio del gran trono blanco (20:11-15), la condenación de los malvados (20:14,15;   21:8), y el nuevo cielo y la nueva tierra como el destino de los santos (21:1 – 22:5).

El libro finaliza con advertencias en cuanto a poner atención a su mensaje y entrar en la vida eterna (22:6-21).

 

CARACTERÍSTICAS ESPECIALES

Son ocho:

1-    Apocalipsis es el único libro del NT calificado como profético y de revelación.

2-   Como libro de revelación profética, su mensaje se trasmite en símbolos que representan realidades de tiempos y acontecimientos futuros, a la vez que preserva cierto enigma o misterio.

3-   Se emplean números en abundancia: 2, 3, 3 ½, 4, 5, 6, 7, 10, 12, 24, 42, 144, 666, 1000, 1.260, 7.000, 12.000, 144.000, 100.000.000 y 200.000.000. El libro presenta de modo especial el número siete (no menos de cincuenta y cuatro veces).

4-   Las visiones son prominentes, con escenas que a menudo cambian de lugar, de la tierra al cielo y otra vez a la tierra.

5-   Los ángeles se asocian principalmente con las visiones y los decretos celestiales.

6-   Es un libro que: Expone el carácter demoníaco de la presunción de deidad de cualquier gobernante terrenal y revela a Jesucristo como el Señor exaltado y el Rey de los reyes de la tierra (1:5;   19:16).

7-   Es un libro impresionante que expresa la verdad de su mensaje con toda claridad y fuerza posibles.

8-   Tiene el espíritu de la profecía del AT sin citarlo de manera formal.

 

INTERPRETACIÓN

Hay cuatro principales puntos de vista acerca del modo de interpretar este libro:

  1. La preterista, que considera todas las profecías de este libro como ya cumplidas en la historia de la primitiva iglesia;
  2. La histórica, según la cual el libro presenta un panorama de la historia de la iglesia desde los días de Juan hasta el final de los tiempos;
  3. La idealista, que ve en el libro un desarrollo gráfico de los grandes principios que están en constante conflicto, sin referencia alguna a los acontecimientos concretos; y
  4. La futurista, que considera la mayor parte del libro (caps. 4-22), como profecía que todavía espera su cumplimiento.

El libro es una revelación o apocalipsis (descubrimiento)  (1:1), y como tal se espera que se estudie. Gran parte de él es terroríficamente clara. Algunos símbolos son explicados (1:20;   17:1,   15), otros no lo son. Es siempre importante tomar buena nota de los lugares en que aparece la palabra “como” (1:10;   6:1;  9:7, etc.), pues ella muestra que se trata de una comparación, no de una identificación.

 

PREGUNTAS PARA REPASO 

  1. ¿En qué fecha aproximada se escribió este libro?
  2. Según el trasfondo, ¿bajo cuál luz se escribió este libro?
  3. ¿En qué tiempo se dio la primera persecución, y quién la instigó?
  4. ¿En qué tiempo se dio la tercera persecución, y quién la instigó?
  5. ¿Por qué creemos que este libro es muy importante para la iglesia de hoy?
  6. Según la sección PROPÓSITO, ¿cuál es el poderoso mensaje de este libro?
  7. Localice el nombre de las siete iglesias y ubique los versículos en que se encuentra el mensaje a cada una de ellas.
  8. Según la Visión Panorámica, ¿qué revelan los capítulos 8 y 9?
  9. Localice, no menos de diez cosas, que son presentadas en cantidades de siete.
  10. ¿Cuáles son los cuatro puntos de vista (o corrientes) de interpretación de este libro?
  11. Localice tres símbolos que el mismo libro explica.
  12. ¿Qué mensaje le daba a las aves el ángel que estaba en el sol?
Compartelo si te gusta y crees que edificas a otros

"Manatial de luz, un arcoiris de esperanza "