28 de Julio 2014

 EL PASE DE LISTA

 Cuando iba a la escuela, mi mayor placer era llegar a tiempopara el pase de lista. Recuerdo con cuánto gusto contestabapresente al oír mi nombre. También en los cultos delsábado se pasaba la lista y se daba oportunidad a los miembrospresentes para cantar su himno, y yo casi corría desde un extremoal otro de la ciudad, para llegar a tiempo, pues los que estabanausentes a la hora del pase de lista, no podían cantar, aunque yahubieran llegado.

La escritura de esta mañana me conmueve, pues habla dehermanos, cuyos nombres estaban escritos en el libro de la vida,y en la escritura de la tarde hay una bella promesa para los quevencieren: “No borraré su nombre del libro de la vida”. Y esta promesa, aunque eshermosa, me preocupa, pues muestra la posibilidad de que sean borrados, y yo séque esto es verdad, que nuestras malas obras pueden poco a poco hacer que se vayaopacando nuestro nombre del “precioso libro”. Aunque la última mentira que inventóel archiengañador, dice así: “Salvo, siempre salvo, no importa lo que tú hagas: nopierdes la salvación”. Pero Cristo dijo: “Él, mentiroso ha sido desde el principio”,refiriéndose a cuando estuvo en el Edén y engañó a la feliz pareja, diciéndoles que noiban a morir, aunque pecaran.

 Mirtha Almeida

¡Seamos de los vencedores!

Compartelo si te gusta y crees que edificas a otros

"Manatial de luz, un arcoiris de esperanza "